Feng, una madre forzada a abortar a su bebé a los siete meses en China.

Libertad Digital.