Y el actual gobierno español premia la traición del Cardenal castrista al pueblo cubano.

Entregándole la Orden de Isabel la Católica, la misma condecoración que le dieron a Alicia Alonso. Un premio a la lealtad all castrismo y a la traición del pueblo cubano.