Disidentes viven, como Borges, el fervor de Buenos Aires. Por Frank Correa

En Cubanet.