Cuando la literatura se pone al servicio de la solidaridad. Por Alfonso Álvarez-Dardet.

En El País.