En una antigua callecita llena de restaurantes caseros en el barrio de Shinjuku, en Tokyo