Cannes 2014: Un glorificador y olvidable retrato. Por Carlos Boyero

En El País.