Supermao en Piazza San Marco, Venecia.

Para los horrores la humanidad es cada vez más «sofisticada». ¡Qué espanto!