Pies secos… y vergüenza mojada. Por Pong