Amy Winehouse y mi sobrina Yania. Por Iván García.

Desde La Habana.